¡Adiós chupete!

Servicios Infantiles La Casa de Mamá
Conociendo el otoño
24/11/2017
navidad y juguetes en la casa de mama
El mejor regalo para estos Reyes
02/01/2018

¡Adiós chupete!

Adios chupete

Papá Noel se acerca, los Reyes Magos también… es un momento ideal para despedirnos del chupete si nuestro hijo ya ha cumplido los 24 meses. Y pensaréis ¿yaaa?

Son muchas las ideas erróneas que siguen rodeando al uso del chupete, aunque lo que sí está claro es que este dispositivo tiene grandes beneficios porque es una excelente herramienta de consuelo y de alivio durante su primer año de vida y porque disminuye el síndrome de muerte súbita del lactante debido a la succión continua durante la noche. A pesar de estos beneficios, su uso no debería prolongarse mucho más allá de los dos años. Si se deja de usar en esta etapa, los perjuicios sobre la dentición son reversibles. Sin olvidar que esto que afirmamos no es una regla fija, ya que hay otros condicionantes que pueden hacer que estos plazos de retirada del chupete sean flexibles, como el grado de madurez del pequeño o determinadas circunstancias médicas o psicosociales.
En el caso de encontraros en un caso “normal” os damos unas pistas de cómo afrontar la situación:

  • Ve preparándole: ofrece el chupete sólo cuando se vaya a la cama o en situación de mucha tensión emocional. No está claro cuál es la mejor técnica, si la retirada brusca o la paulatina; en cualquier caso sí que será aconsejable que permanezcáis más atentos en esos días para tranquilizar al niño y que éste no reclame su chupete. Retirar tetinas de los biberones y comenzar a utilizar pajitas, que les divierte mucho.
  • Dile que ya es mayor: los niños mayores no usan chupete, tampoco duermen en una cuna. Los niños mayores duermen en cama y “hacen cosas de mayores”.
  • Establece una fecha con tu hijo (el día de Papá Noel o el de los Reyes Magos en esta época pueden ser una buena opción) y cuando llegue, recordarle que ese día dejará de usar chupete.

Una vez retirado el chupete y pase lo que pase no se lo vuelvas a dar. Mantén la calma. No le grites ni te enfades, tampoco le castigues. Sustituye el chupete por algún otro ritual nocturno: un cuento inventado por mamá, un peluche, una canción (con baile si hace falta). Serán 2 o 3 días malos, pero si mantienes la misma actitud lo conseguiréis.